El calor del verano también afecta a las finanzas

 La mayoría de los veranos son extremadamente calientes. Especialmente la semana entre julio y agosto donde las temperaturas llegan a los 40°

Esto es cierto para casi To Dos los países en Europa y América, cada año hay alertas de calor y ciudadanos que tienen que refugiarse y evitar deshidratarse.

El verano y la cartera

A nuestra cartera le pasa algo parecido. Durante el verano es cuando más gastos hacemos y cuando la cartera sufre los embates más fuertes.

Puede ser a causa de las vacaciones escolares, o a causa de la familia o amigos visitando para aprovechar el calor, o las múltiples salidas a comer helados, a restaurantes, a patios a tomar algún trago con amigos.

Lo cierto es que es durante esta época del año donde la cartera más tiene que trabajar. Quedando exhausta del extremo uso.

La única forma de evitar esto, sin comprometer nuestras actividades durante el verano, es preparándose en los meses de otoño e invierno, colocando a pagarte un monto que utilizaremos para gastar durante las semanas más valientes.

Con un poco de precaución, podemos controlar los gastos durante el verano para que se ajuste a este presupuesto.

A seguir disfrutando del verano, pero controlando esos gastos.